Conoce dónde estudiar peluquería, un oficio con gran demanda

A través de todos los tiempos el cuidado y embellecimiento del cabello ha recibido una atención especial por parte de hombres y mujeres. De ese modo, la prehistoria, pasando por el antiguo Egipto, la Grecia y la Roma clásica, la Edad Media y el Renacimiento hicieron su aporte a la época actual en materia de corte y tinte, las bases fundamentales de la peluquería y el estilismo.

Hablando de lo cual, siempre surge la duda de cómo se diferencian estos dos términos. Ambos profesionales manipulan la cabellera, pero cumplen funciones distintas. El estilista estudia la imagen global incluyendo rasgos faciales, personalidad, forma de vestir, etc. para un efecto armónico adaptado al conjunto. Su asesoramiento te ayudará a elegir el peinado, maquillaje, vestido, calzado y accesorios que mejor te quedan.

El peluquero, por otro lado, atiende el cuero cabelludo y el pelo. Puede guiarte acerca de los mejores productos a usar para su cuidado, te hará el corte que se adapte de manera óptima a tu rostro, aplicará tintes, realizará peinados, etc. con el objetivo de lograr el aspecto perfecto de esa zona trascendental. Y aunque no se trate de un barbero, asimismo podría ocuparse de la barba y el bigote de los caballeros.

Y si te preguntas, dónde estudiar peluquería ten en cuenta que una formación profesional teórico-práctica te permitirá aprender a realizar análisis capilares, cambios de color o tono del pelo y sus cortes (femeninos o masculinos) de estilo tradicional o vanguardista, rasurado de barba y bigote, manejo de los equipos, lavado de cabeza y acondicionado del cabello, desarrollo de peinados, etc.

Al terminar un curso de peluquería y estilismo puedes entrar al sector de servicios en el área de imagen personal. Así podrás ofrecer tus conocimientos en salones de belleza, centros de estética y también en aplicaciones especiales como hostelería, spas, hospitales, ancianatos, gimnasios, etc. Y lo más importante estarás en capacidad de ser independiente y montar tu propio negocio.

Deja un comentario